Prefiero el amor... aún a sabiendas de que un amor mal correspondido puede traer aparejadas miles de destrucciones.

Ya que si no me arriesgo aunque sea un poco a amar, jamás seré capaz de ver las maravillas que trae consigo ese maravilloso sentimiento, esa donación de sí, esa complementariedad absoluta con el "alter".

Así pues, hoy decido amar, aunque me cueste, aunque me duela, aunque me desgarre, aunque me destruya, pues de no amar, estaré perdiéndome las cosas más maravillosas de mi existencia.

Hasta la próxima. Besos y abrazos.