Abrazoso Justo ayer, charlaba con varios amigos, aquellos cuya amistad ha sido forjada mitad en vida real, mitad en la virtualidad, esas personas que de mil y un maneras han tocado mi corazón me acompañaban ayer y compartían mi felicidad.

Hoy mismo lo he vuelto a repetir... tengo muchísimas razones para sonreír, y quiero compartirles unas cuantas de esas razones:

  1. Ustedes... mis amigos incondicionales
  2. Las conversaciones llenas de sentido y vacías de superficialidades
  3. El reconocimiento que me han dado por segundo cuatrimestre consecutivo como mejor maestra de la carrera
  4. El agradecimiento de mi alumno más reciente, al decirme que el 90% de lo que ahora sabe yo se lo enseñé


Y encima de todo esto, las bendiciones que nos da Papá Dios a diario, que se las arregla para darnos su abrazo a cualquier hora del día, hoy por ejemplo, me abrazó a las 6.20am, cuando me asomé por la ventana y vi una infinidad de nubes rosas, como algodón de azúcar, y yo sabía que en ese momento que me asomé entre dormida y despierta Dios me estaba esperando a que viera el regalo que había hecho para mí, así que lo vi y lo disfruté muchísimo, aunque fuera sólo por unos segundos antes de volver a dormir arropada por su abrazo.

Hoy quise compartirlo con ustedes... porque la vida me sonríe y quiero que también sonría para ustedes.

Besos y Abrazos. Hasta la próxima