Abrazoso Agradezco a Diana Arroyo (mejor conocida como Di) el haberme prestado esta pic para mi blog. Un abrazo Di.

Las estrellas de mar no tienen cerebro, al menos eso dicen los naturalistas, pero no son ellas quienes lo necesitan, sino nosotros.

Nosotros necesitamos ese cerebro y esa capacidad de asombro para no contentarnos con lo que contemplamos y verlo sólo como algo que está ahí, algo que nos merecemos.

La realidad es que no nos merecemos nada, sino que las cosas se nos dan para admirarlas, para cuidarlas, para rememorarlas... para hacer poesía con ellas, para vivirlas.

Ser humano implica una gran responsabilidad, ser humano implica vivir y sentirnos parte de toda la vida que nos rodea.

Vida que puede ser tan fugaz como una estrella, o como un día, como un pensamiento, como una flor, o tan permanente como el amor.

Hasta la próxima... Abrazos estrellados