Los amantes Hoy te vi llorar y me dolió en el alma porque tu llanto era de tristeza y no de alegría, y casi sin quererlo vinieron a mi mente esos momentos en los que yo te hacía feliz, en los que compartimos más que una amistad, cuando nos volvimos cómplices para amar.

Sé también que te hice mucho daño, que al separarnos se rompió mi corazón y me llevé de paso el tuyo. Quise enmendar mi error y lo único que logré fue seguir lastimándote.

Hoy te vi llorar sé que no soy yo quien provoca la humedad en tus ojos, pero también sé que no me dejarás hacer nada por enmendarlo.

Ya no hablas conmigo, no me abres tu corazón como antes, sólo soy una persona más que se cruzó en un instante por tu camino y nuestro ciclo terminó casi tan abruptamente como comenzó.

Está de más decir que te quiero porque tú ya no me crees y para ti ya nada soy. Sin embargo te agradezco todo lo que contigo aprendí, pues gracias a ti descubrí una nueva cara del amor.

Hasta siempre, hasta pronto, hasta mañana...

¡Hasta nunca!