[General ] 12 Febrero, 2007 17:26
Hoy me pasó algo muy extraño, hablaba con un amigo a quien tengo relativamente poco tiempo de conocer, comenzamos a jugar con palabras como es nuestra costumbre, cuando de pronto me soltó un: “me gustas”

Prometo que lo primero que pasó por mi mente fue una gran emoción, una emoción que hizo que los ojos se me llenaran de lágrimas. Hacía tantos años que no escuchaba algo parecido que me estremecí.

Después hablamos de manera más racional, sin dejarnos llevar ya por la emoción del momento, apreciamos mucho nuestra amistad, creemos de hecho que una amistad puede ser más grande que un amor de pareja, la distancia es tanta entre los dos que hemos decidido de común acuerdo apostar por la amistad, lo que no significa que las cosas cambiarán ni mucho menos, seguiremos charlando, compartiendo, haciéndonos mutuamente felices, cada uno desde su lado del mundo, desde el teclado de su ordenador.

Hoy quiero compartirles esto porque mi corazón sigue vibrando de emoción, y aunque ya no hay lágrimas en mis ojos, siempre recordaré este día en que un amigo me ha hecho inmensamente feliz.

Gracias E. L. por existir.

[General ] 08 Febrero, 2007 18:49
Fragilidad Si todos sabemos que el tiempo es un recurso no renovable, no entiendo la manía que tenemos de hacernos perder el tiempo.

Escribo esto mientras han pasado 25 minutos de que me convocaron a una cita y aún no veo claro. Me dicen que la persona que me citó está en junta, que me atenderá otra persona pero que en este momento se encuentra ocupada... simplemente no entiendo.

Siempre he dicho que hay que valorar el presente, disfrutar cada instante de nuestra vida, pero ¡no hay derecho! Nadie debería disponer de nuestro tiempo a su antojo...

Estoy molesta, es imposible no estarlo ante semejante displicencia.

Menos mal que siempre cargo mis instrumentos de escritura, de otra forma, creo que ya me estaría picando los ojos.

Si bien es cierto que la paciencia es una de mis virtudes, también es cierto que esto no es cuestión de paciencia, sino más bien una cuestión de poder y control, pero bueno, eso me pasa por intentar buscarme la vida, por intentar mejorar en la escala laborarl, por estar faltando al trabajo que ya tengo en busca de obtener un trabajo mejor.

Paradojas de la vida, pero aún esto hay que vivirlo y "disfrutarlo" hasta donde se pueda... que tampoco se trata de ser masoquista.

[General ] 30 Enero, 2007 09:40
Fragilidad Después de mucho darle vueltas, de preguntar a amigos y conocidos, de romperme el coco tratando de descifrar el misterio llegué a una conclusión:

“AMAR ES UN ACTO DE FE”

Claro que ahora vendrán infinidad de preguntas tratando de deducir cómo es que llegué a esa conclusión tan categórica y tan tajante, y bueno, visto lo visto, trataré de dar mi versión de los hechos, que tal vez no sean hechos, sino más bien una serie de alucinaciones que emanan de una mente y un corazón convencidos de que lo único que le falta a este mundo para ser mejor es una gran dosis de AMOR.

El AMOR por intangible requiere de una gran fe para podernos creer que existe, necesitamos tener confianza en que todas las cosas que nos rodean son frutos del amor, cuando uno comienza a creer en el amor, es cuando todo va tomando otra perspectiva y somos capaces de sentirnos más contentos, más relajados, menos temerosos, menos inseguros.

Cuando una persona carece de amor, cuando por desventura no lo ha conocido, es incapaz de reconocerlo en sus manifestaciones más puras y más sencillas. Imagínense un rosal una plantita medio feúcha, llena de espinas, a punto de morir de sed, ahora imaginen que viene la lluvia y derrama sus gotas salvadoras sobre ese rosal, la humedad de la tierra provocará que nazcan bellas flores en esa planta que de inicio se nos antojaba medio fea, flores llenas de un delicioso aroma que atraen por igual abejas, avispas, mariposas y colibríes, ¿en dónde estuvo el primer gesto de amor? Probablemente en la lluvia, porque cuando llueve el agua no se fija dónde va a caer, simplemente se derrama, y así como puede ser benéfica, en exceso (como todo) puede hacer mucho daño. El agua no distingue, sólo cae, y en ese acto de caer hace una donación de sí misma. El siguiente acto de amor está en la tierra que al humedecerse brinda sus nutrientes a la planta, las raíces se abrazan a la tierra para así servir de transporte al alimento que al cabo de varios días permitirá que nazca una bella rosa en nuestra plantita.

Sin embargo, cuando la persona que admira el rosal no sabe nada del amor, difícilmente podrá pensar que para que nazca esa flor hubo varios actos de amor de por medio, tal vez admire la belleza, pero no siempre en la belleza está el amor.

Por eso quienes conocemos el amor porque nos sabemos frutos de él, tenemos la encomienda de enseñar a los demás lo que es el amor y también lo que no lo es. Muchas veces nos da por confundir el amor con otras cosas como la pasión, la simpatía, la belleza, la vanidad, la locura, el dolor… si bien es cierto que el amor puede componerse de todas estas cosas (y otras más), es importante saber que por sí solas todas estas cosas no son amor. Digamos pues que el amor nace de la alquimia entre muchos ingredientes y también me atrevo a decir que para cada uno la fórmula es distinta, porque el amor puede presentarse de muchas formas, hacia muchas criaturas, y no por eso deja de ser amor. Eso es justamente lo más interesante del asunto, que al hablar de amor no me refiero exclusivamente del amor de pareja, sino a cada gesto cotidiano que nos permite reconocernos parte de un mundo pleno de amor.

Gestos cotidianos son tantos como una sonrisa al pasar, un abrazo, un buenos días, un amanecer, un atardecer, un día soleado, un día lluvioso, la noche, las estrellas, el ladrido amistoso de un perro, el maullido de un gatito, una flor que se asoma tímida a nuestro jardín, una mariposa que revolotea por ahí batiendo sus alas y llevando su “polvo de hada” a donde quiera que va.

¿Ven? El amor está en todos lados, sólo es cuestión de abrir bien los ojos del alma para poderlo apreciar, porque sucede muchas veces que los ojos del rostro están tan contaminados de la vida que a veces se vuelven ciegos a las manifestaciones más sencillas del amor, y hasta tienden a confundirlo con otras cosas.

Para abrir los ojos del alma necesitamos creer, por eso digo que amar es un acto de fe, porque así como no se puede creer sin ver, tampoco seremos capaces de abrir los ojos del alma si no creemos para empezar que el alma tiene ojos que ven todo desde una óptica distinta, que no necesitan de luces y sombras, sino solamente del sentimiento.

Amar es un acto de fe porque cada vez que me empeño en hacer algo con amor, primero tengo que creerme que lo hago desinteresadamente, con el único afán de dar un trocito de mí a las personas que están a mi alrededor, tengo que creerme (y saberme) capaz de amar, tengo que creer que el principal combustible de este mundo es el amor, y por tanto en la medida en que lo doy a los demás, estoy ayudando a que este mundo gire de una forma más armoniosa, y podamos vivir en paz unos con otros.

Creo en el amor, sé que el amor existe.
Creo en el amor, sé que puedo darlo a todos.
Creo en el amor, sé que soy amor.
Creo en el amor, sé que así también se llama Dios.
Creo en el amor, sé que tú también crees en él.
Creo en el amor, sé que juntos lograremos llevarlo a los demás
Creo en el amor, sé que por amor se ha hecho todo cuanto existe en el mundo.
Creo en el amor, sé que soy capaz de crear amor, de dar amor, de ser amor.
Creo en el amor, gracias Dios Mío por permitirme creer en Ti y formar parte de Ti.

“Donde hay amor, ahí está Dios”
“Cuando dos o más se reúnen en Mi Nombre, ahí estaré Yo en medio de ellos”
“Lo que hagas al más pequeño de mis hijos, a Mí me lo haces”
“Amarás a tu prójimo como a ti mismo”
“Dios es amor”

Gracias Señor por darme la FE para creer en el AMOR y para ESPERAR que ese gran amor que anhelo pronto llegue a mi existencia.

[General ] 26 Enero, 2007 10:28
Amore El amor no pide razones ni motivos, no da explicaciones sólo llega, y cuando te envuelve te sientes capaz de cualquier cosa, eres capaz de hacer locuras en su nombre, qué irónico que podamos hacer muchas cosas en nombre de algo tan intangible e inasible como el amor.

Pero ¿quién no ha deseado en su sano juicio padecer víctima de un amor? Yo desde que abro los ojos por la mañana, hasta que los cierro por la noche lo único que deseo es dar y recibir amor, reparto besos y abrazos y te quieros, también reparto uno que otro te amo, esos son más escasos, porque amar y querer son tan distintos como el agua y el aceite.

El amor que hoy me invade es un amor que no puedo describir, como dije hace unas horas, me sorprendo diciéndome que nunca había amado así, cuando en realidad lo más sorprendente es que aún en nuestra época tengamos la capacidad de amar, y no sólo eso, sino que somos capaces de reconocernos como seres amantes, porque sin importar si amamos, la vida, a Dios, a la humanidad, el sentimiento es el mismo, el amor es el mismo.

El amor no cambia, porque AMAR, lo que se dice AMAR es para mí sinónimo de dar(se), de compartir(se), de confiar, de creer, de simplemente ser hijos de Aquél que es AMOR.

[General ] 19 Enero, 2007 12:05
Playa Toma mi mano, anda ven, toma mi mano y caminemos juntos, vayamos hasta la línea del horizonte, no te preocupes de nada, la arena, las olas del mar, las palmeras nos protegen.

Toma mi mano y no me sueltes, permíteme ser tu guía, andar tus pasos, ser parte de tu vida. Toma mi mano y con ella te doy también mi corazón, es frágil pero es tuyo, te lo regalo para que hagas con él lo que quieras.

Toma mi mano y llévame a donde vayas, que justo donde tú estés quiero yo estar, no me importa si estaremos en esta playa, en una montaña, en el bosque, mientras tomes mi mano y me lleves contigo el lugar es lo de menos.

Toma mi mano, toma mi alma, toma mi esencia, lo que quieras de mí te lo doy sin reservas, sin comisiones, hoy quiero ser de ti, tómame.

Y cuando lleguemos al final del camino no me sueltes, mantenme contigo, pues es en ti donde yo quiero estar, y contigo quiero un día descansar.

[General ] 04 Enero, 2007 09:50
Flores Hermosa y voluble cual Girasol que en verano no tiene ojos más que para el Astro Rey.

Altiva como Rosa de Castilla nacida en el Tepeyac.

Tímida como Margarita al entregar tu amor.

Amor de un rato yo Morir amando.

Jazmín de España yo Plúmbago eternamente azul por tu desdén.

Si tuviera un poco del egoísmo del Narciso, de la elegancia del Clavel, de la humildad del Cardo, no estaría yo sufriendo ni imploraría con lágrimas en los ojos que No me olvides.

Todo hubiera sido más fácil si tus labios color Bugambilia no se hubieran posado en mi Copa de oro, llevándose consigo mi felicidad. Tus cuatro pétalos de Teresita Violeta al abrir su corola al viento y eclipsar mis sentidos, me tiñeron del color de la Jamaica y no hubo tisana de Manzanilla lo suficientemente poderosa para sacarme de mi turbación.

Con tu blancura radiante de Flor de Mayo, con tu excentricidad de Tulipán Negro, con tu alegría de Nochebuena me llevaste en un instante de la tierra al cielo; y yo flor de Biznaga sólo atiné a brotar con la lluvia que tus ojos colocaron sobre mi hombro.

Quisiera abrir mis alas como Ave del Paraíso, cortejarte con mi sombrero de Alcatraz, adueñarme de tu belleza de Orquídea Silvestre y llevarte conmigo al Jardín del Edén donde juntos floreceríamos siempre, y al final de la vida moriríamos juntos también en el invierno, pero siempre guardando la esperanza de volver a renacer con cada primavera.

[General ] 30 Diciembre, 2006 01:12
Ocaso Estamos ya a 30 de diciembre, poco a poco se acerca el ocaso de este año 2006 que ha sido maravilloso para mí en muchísimos aspectos. Así pues quiero dedicar hoy este espacio a agradecer a Papá Dios todas las bendiciones que me ha otorgado a lo largo de estos 365 días que han transcurrido.

1. Agradezco primero que nada la oportunidad de estar viva.

2. Agradezco el formar parte de una familia numerosa y bien avenida.

3. Agradezco el formar parte de una ciber familia que cada día crece más y que se ha convertido para mí en un refugio, y en un tesoro.

4. Agradezco el haber descubierto que SI soy capaz de AMAR

5. Agradezco el haber recibido tantos ciber abrazos, tanto apoyo y tanto amor de todas las personas que me rodean.

6. Agradezco haber coincidido con personas que había olvidado, o que había apartado de mi vida por distintos motivos. Agradezco el haberlos encontrado de nuevo y esta vez no dejarles partir sin un te quiero y un abrazo.

7. Agradezco tener el gusto de compartir con todos ustedes tantas y tantas cosas, momentos felices y tristes, días de lluvia y de sol, montañas y valles, luces y sombras.

Y como siempre sucede, hay tanto que agradecer y es tan corta la memoria o la capacidad de poner el sentimiento en palabras que hoy hasta aquí le dejo.

Sepan que los quiero, que los abrazo y que tienen un sitio en mi corazón.

Dios los bendiga y los colme de bendiciones, fe, esperanza y sobre todo mucho AMOR

[General ] 25 Diciembre, 2006 14:29
Desierto Hoy es día de Navidad, día en que Cristo se hizo hombre y vino a nacer de la Virgen María, habrá muchos que no lo crean, y hoy no pienso discutir con nadie... simplemente quiero decirles que me siento muy afortunada de tener al Niño Jesús en mi corazón, y de poder compartirlo en forma de amor con todas las personas que me rodean, y también con todas aquellas que por alguna circunstancia se encuentran lejos de mí.

Como siempre lo he dicho soy católica practicante, y por eso no me apena en lo más mínimo reconocer que para mí la Navidad es mucho más que banquete y regalos, cosas que también disfruto, pero no se queda mi felicidad solamente en lo material, sino que va más allá.

Hoy no tengo muchas palabras, sólo quiero decirles que Navidad rima con Felicidad, Prosperidad, Generosidad, Bondad... entonces, si rima con tantas cosas buenas, algo bueno ha de ser, ¿no lo creen?

Reciban un gran abrazo con cariño y calidez todas las personas que pasean sus ojos por estas líneas. Deseo que Jesús Niño renazca cada Navidad en sus corazones y los colme de paz, alegría y amor... sobre todo AMOR.

Dios los bendiga siempre.

[General ] 18 Diciembre, 2006 09:42
Desierto De pronto me invadió una enorme angustia. Tenía muchas ganas de llorar. No cabía la menotr duda, el trabajo estaba acabando conmigo. Y lo peor del caso es que no supe cuando dejé de trabajar para vivir por vivir para trabajar.

Todo alrededor se confabulaba en contra mía y llegó un momento en el que no supe bien a bien qué terreno estaba pisando. Cada día de mi vida se convertía en un suplicio.

Dejé de reír, de disfrutar a mi familia y a mis amigos, y todo ¿para qué? De nada sirvió deslomarme trabajando, pues no conseguí nada de lo que anhelaba. Me fui convirtiendo en una ermitaña histérica, fanática del orden y de la limpieza.

Cambié mi ropa de domingo por sobrios uniformes, perdí mi personalidad y todo esto en aras de forjarme un futuro mejor. Pero, ¿cuál futuro? La mera verdad es que no tenía ya a nadie con quién compartir lo poco que había logrado, pues ni los desvelos ni las horas extras sin goce de sueldo fueron suficientes para formar un patrimonio.

Y hoy mírenme, sólo soy estos huesos y esta carne, nada queda de mí en este mundo. Nada ni nadie.

Pude haber llevado una vida más tranquila, pude haber disfrutado más, tuve la oportunidad de amar y ser amada y la desperdicié vilmente enfrascándome en cosas sin sentido y sin futuro. Y hoy esto es todo lo que queda de mí.

Escribo estas líneas momentos antes de partir de este mundo para siempre, ojalá que al menos alguien las encuentre y se dé cuenta a través de mis palabras y mi experiencia que nada hay más valioso en este mundo que el AMOR y que éste no se puede comprar ni alquilar, que lo único que puede traer amor a nuestras vidas es nuestra capacidad de recibirlo y retornarlo.

Ese es el secreto de la vida, no hay otro. Ojalá que alguien sepa valorarlo.

[General ] 14 Diciembre, 2006 11:27
Beso Quiero hacerte feliz, decirte al oído lo mucho que te quiero y lo mucho que ansiaba ese momento de estar a tu lado, sosteniéndote entre mis brazos y protegiéndote de todo.

Quiero besar tu frente y tus cabellos y mirarme en tus ojos y colarme a tu alma.

Quiero decirte que mientras estés a mi lado nada te faltará jamás

Quisiera poder con un abrazo apartar de ti la tristeza porque no hay ninguna razón en este mundo lo suficientemente válida como para alimentar una tristeza.

Quiero ser tu refugio, poder darte paz, mantenerte en mi regazo, abrigarte y arrullarte con el latido de mi corazón.

Quiero ser parte de ti, impregnarme en tu esencia y que nada ni nadie pueda separarnos jamás.

Quiero simplemente ser por y para ti, quiero compenetrarme con tu ser, y si en el camino pierdo mi identidad esa sería la menor pérdida, pues a cambio de eso lograría lo que más anhelo, ser una sola carne contigo, una sola alma, un solo corazón, ser uno contigo es lo único que me falta para poder ser completamente feliz.

Ahora sólo te pido que vengas a mí, que te reveles ante mis ojos, que descubras tu identidad, que poses tu mirada en mi rostro y tus labios en los míos. Sólo te pido que me des la oportunidad de amarte y que te dejes amar.

[General ] 05 Diciembre, 2006 10:33
Mis muchachos Estoy comenzando a despedirme y no me hallo… Quisiera seguir en el ambiente estudiantil, pero no siempre se puede. Está visto que para vida de sobresalir hay que sacrificar ciertas cosas. Hoy decido sacrificar una de mis más grandes satisfacciones: la docencia, para aspirar a un mejor futuro laboral.

Estoy comenzando la cuarta década de mi existencia y creo que aún tengo muchas cosas que aportar. En un lustro más seré elegible para dar clases en maestría, y aún sin haberlo probado, creo que es un reto mayor formar a los licenciados de mañana.

Nunca me han gustado las despedidas, pero por hoy creo que si bien es una de las decisiones más difíciles que he tomado, lo que me espera de aquí en adelante, será una sorpresa tras otra, en el fondo, lo único que deseo es mejorar y con la ayuda de Dios estoy segura de que lo lograré.

Hoy me despido de la docencia universitaria, mañana será otro día y de aquí en adelante espero que todo sea un continuo descubrir.

Agradezco a quienes me pusieron en la senda de la enseñanza, gracias a ellos descubrí una faceta de mi persona que desconocía, y hoy ese descubrimiento se ha capitalizado en decenas de jóvenes que al pasar por mi aula se han llevado un poco de mí y me han dejado lo mejor de sí.

Hasta pronto.

[General ] 28 Noviembre, 2006 10:27
Los amantes Hoy te vi llorar y me dolió en el alma porque tu llanto era de tristeza y no de alegría, y casi sin quererlo vinieron a mi mente esos momentos en los que yo te hacía feliz, en los que compartimos más que una amistad, cuando nos volvimos cómplices para amar.

Sé también que te hice mucho daño, que al separarnos se rompió mi corazón y me llevé de paso el tuyo. Quise enmendar mi error y lo único que logré fue seguir lastimándote.

Hoy te vi llorar sé que no soy yo quien provoca la humedad en tus ojos, pero también sé que no me dejarás hacer nada por enmendarlo.

Ya no hablas conmigo, no me abres tu corazón como antes, sólo soy una persona más que se cruzó en un instante por tu camino y nuestro ciclo terminó casi tan abruptamente como comenzó.

Está de más decir que te quiero porque tú ya no me crees y para ti ya nada soy. Sin embargo te agradezco todo lo que contigo aprendí, pues gracias a ti descubrí una nueva cara del amor.

Hasta siempre, hasta pronto, hasta mañana...

¡Hasta nunca!

[General ] 13 Noviembre, 2006 21:14
Los amantes Dejé de buscarte, dejé de pensarte, dejé de sentirte y así poco a poco te separaste de mí, no sé bien por qué o cómo fueron cambiando las cosas, de pronto llegó un momento en el que sólo fuimos un par de extraños que compartían por costumbre los mismos espacios.

Buscaba tus ojos, buscaba tus manos, buscaba tu sombra y hasta tu voz, pero sólo encontraba un inmenso vacío, una indiferencia que me mataba poco a poco.

Un día decidí alejarme, huir de ti porque estando a tu lado sentía mil puñaladas en cada latido en que tu corazón no se acompasaba con el mío.

Hice mi maleta, empaqué murmullos y suspiros, besos, abrazos, caricias, empaqué tu esencia pues aunque quería alejarme sabía que no sería capaz de vivir sin ti.

Cayó la noche, me cubrió con su manto sutil, mis ojos se cegaron y tú llegaste. Desnudando tu alma te metiste en la cama, tus manos dibujaron mi figura, voltee a mirarte, llovía en tus ojos, no sé que pasaba, comencé a devolverte las caricias, me tenías embelesada y entonces hablaste.

Te quiero - dijiste.
Y yo no te creía.
Te quiero - dijiste una vez más al tiempo que me atraías hacia ti.
Te quiero mucho - dijiste ahora - te quiero mucho mucho, y si lo digo una veza más te diré que te amo.

Mis ojos suplicaron dilo una vez más, dilo diez veces, cien, hazme creer, hazme confiar, necesito tener fe en ti, necesito una buena razón para no alejarme de ti.

Entonces tomando mi rostro entre tus manos dijiste:
Te amo, te amo tanto, te amo mucho, te he amado siempre y por siempre te seguiré amando.

Y yo te creí, me quedé acurrucada junto a ti, sentí que era verdad que siempre me habías amado, comprendí que yo también me había alejado y decidí a partir de ese instante permanecer siempre junto a ti.

[General ] 08 Noviembre, 2006 21:49
Noche en la ciudad La desesperación era total, las almas que poblábamos el interior del dragón no sabíamos qué hacer, hacia dónde dirigirnos, no había nadie que pudiera hacerse cargo del grupo, definitivamente creíamos que sería nuestro fin.

El dragón corría despavorido, como si se hubiera tragado una bola incandescente, y hasta cierto punto eso era, nosotros veníamos en una aeronave que al paso de las horas y al contacto con los ácidos del estómago del dragón se iba inflamando, nosotros seguíamos sumidos en la desolación.

A cada paso dábamos tumbos en las entrañas de la fiera, necesitábamos salir de ahí, era algo imperativo, de pronto a uno de nosotros se le ocurrió que tal vez bajando el tren de aterrizaje seríamos capaces de herir al dragón de tal modo que pudiéramos escapar.

Así lo hicimos, un par corrieron a la cabina de mando… la nave estaba completamente automatizada, pero había controles para situaciones de emergencia. Bajamos pues el tren de aterrizaje provocando un agudo dolor en el vientre de la bestia que se paró en seco, provocando que algunos de los tripulantes nos golpeáramos contra el interior de la nave.

De pronto todo fue quietud, alguien atinó a abrir una de las salidas de socorro, tal como habíamos calculado, nuestro tren de aterrizaje era tan largo que partió en dos la piel del dragón, fuimos saliendo de uno en uno azorados ante lo que veían nuestros ojos.

No podría decirles si el dragón voló, o si corrió tan rápidamente que cambió la geografía que habíamos visto cuando estábamos a punto de aterrizar. Ahora era de noche, pero no había farolas multicolores, estábamos en el campo abierto, hacía un frío que calaba hasta los huesos, nuestra brújula había perdido el norte y nuestro GPS hacía tiempo que dejó de funcionar pues el software no soportó las altas temperaturas que imperaban en el vientre del dragón.

Nosotros estábamos habituados al calor, mas no al frío, así que salir al campo como dije antes nos heló hasta los huesos, nuestro refugio con “calefacción” era la aeronave dentro del dragón.

Decidimos pasar ahí la noche, acurrucados unos contra otros para darnos calor, al cabo confiábamos en que pronto amanecería y con el nuevo día podríamos tener calor exterior y una ubicación más precisa de dónde nos hallábamos.

A la mañana siguiente unos tímidos rayos de sol penetraron en la penumbra de la aeronave y comenzamos a espabilarnos, salimos sin miedo ya, pues la mera presencia del sol nos aseguraba que encontraríamos calor suficiente para estar fuera.

El campo se extendía más allá del horizonte, pero no se veían caseríos, ni una choza, ni media construcción derruida, verde y más verde, sólo verde. ¡VERDE! con lo que detestábamos todos ese color, no podría ser rojo, amarillo, azul… ¡no! todo era verde, un verde que hería nuestras pupilas, no teníamos escapatoria, el verde se cernía a nuestro alrededor como una gran amenaza.

Decidimos que no podíamos continuar ahí, fabricamos unas gafas que filtraban el color verde, tomamos las pocas provisiones que quedaban en la aeronave y decidimos emprender nuestro camino.

Sabíamos que al este y al oeste había mar, así que calculando las distancias que habíamos recorrido y confiando en que no tuviéramos un gran margen de error nos encaminamos hacia el este, confiábamos en que sobre ese rumbo al cabo de un par de días encontraríamos el mar.

Nuestro recorrido fue bastante accidentado, está demás decir que pasamos por montañas y valles, por lugares semiáridos, de pronto comenzamos a ver civilización, personas que se nos quedaban mirando como si fuéramos de otro planeta, pero lo que en realidad sucedía es que la larga travesía había causado estragos en nuestra piel, los niños se acercaban sin temor, intentaban charlar con nosotros, pero no entendíamos su lenguaje, nos limitábamos a sonreír.

Más adelante la gente empezó a compadecerse de nosotros, nos ofrecían alimento y nosotros aceptábamos gustosos ya que nuestras provisiones se estaban agotando rápidamente, seguimos caminando, los pies nos dolían, los teníamos medio deshechos, pero la única forma de comunicarnos con los nuestros era llegar al mar.

Al cabo de una semana por fin empezamos a divisar algo parecido al mar en el horizonte, nuestro olfato percibía el aroma de la sal, nuestros oídos escuchaban la música de las olas, y continuamos cada vez con más ahínco para llegar a donde pertenecíamos.

Nos reunimos en la playa, nos abrazamos con gusto por haber logrado nuestro cometido, nos zambullimos entre las olas y nos sentimos vivos, nuestra piel se caía a pedazos pero se renovaba con gran rapidez, nos transformamos, volvimos a ser nosotros mismos, emitimos sonidos dentro del agua para que nuestros compañeros vinieran a nuestro encuentro.

La gente acudía desde sus casas, era un espectáculo vernos chapotear en el agua, sintiéndonos vivos, sintiendo como la muerte se alejaba cada vez más de nuestros cuerpos y que la vida simplemente fluía dentro de nosotros.

Una manada de delfines llegó a nuestro encuentro, nos sentimos entre hermanos, cabalgamos sobre su lomo hasta el anochecer y llegamos por fin a casa.

Nunca olvidaremos esa travesía que nos dejó marcados de por vida, no podremos desaparecer de nuestra memoria a la gente que nos ayudó en nuestro camino, siempre recordaremos la inocencia de los niños que a pesar de nuestro aspecto se acercaban e intentaban charlar con nosotros.

En nuestro hogar nos recibieron con júbilo, la expedición había tardado mucho más de lo previsto y algunos habían perdido la esperanza de vernos de nuevo. Yo me sentí plenamente feliz cuando pude estrechar entre mis brazos a mi mujer y a mis 6 hijos. El viaje había terminado, y yo que había dudado en algunos instantes sobre el rumbo de mi vida, estaba de nuevo entre los míos, agradeciendo a quienquiera que esté allá afuera observándonos, el que nos permitiera regresar a casa con bien.

[General ] 08 Noviembre, 2006 12:17
Noche en la ciudad La gran ciudad iluminada por farolas de colores palidecía ante los bellos tonos del atardecer, hacia el horizonte los tonos rojos del sol que se despedía de un día más, parecían evocar un dragón hambriento, lanzando llamas para engullir de un solo bocado la gran urbe que se extendía a nuestros pies.

Nada podría habernos preparado para los momentos siguientes, de pronto todo se oscureció, adentro y afuera sólo penumbra, más que penumbra, oscuridad total, no podíamos ver ni el contorno de nuestras narices.

El dragón no era imaginario, había despertado, y no sólo eso, aprovechó el momento del crepúsculo para engullirnos, estábamos entre sus tripas, un ruido ensordecedor amenazaba con hacernos perder la razón. De pronto comenzamos a echar de menos las épocas en las que un fiero y bravo caballero a caballo se enfrentaba con sólo una lanza y una espada para combatir contra los poderosos dragones que asolaban los pueblos medievales.