Beso Hay un ingrediente fundamental del amor, bueno, en realidad creo que son varios, pero hoy en especial quisiera hablar de los besos.

La primera vez que mi novio me besó fue una sensación indescriptible, sus labios apenas rozaron los míos, pero me invadió una sensación de plenitud, de alegría, de felicidad, casi me salieron alas y me fui en volandas.

Hoy leí que un beso es un secreto que se cuenta a la boca en vez de al oído y creo que hay algo de eso que es cierto, de la misma manera,puedo decir que pocas veces he transmitido mis secretos de esa forma.

Los besos son un regalo, no los que se dan por compromiso, esos la verdad no me gustan, se me hacen vacíos, pero en un beso puede entregarse el corazón.

Besos famosos hay muchos, y ahora mismo se me viene a la mente el beso con el que Judas entregó a Jesús y poco me falta para decir: "¡No jodas Judas!", pero por otro lado pienso pobre Judas, fue tanta su desesperación después de entregarlo que no pudo esperar a recibir la Misericordia Divina, estoy segura que Papá Dios lo hubiera perdonado, alguien tenía que hacer el trabajo sucio y le tocó a él.

Pero, si Judas no lo hubiera entregado, no nos habría salvado Jesús, no habría muerto por nosotros, o tal vez sí, pero definitivamente alguien lo tenía que entregar para que se cumpliera la Redención.

Y volviendo al tema del amor, hay otra cosa que se convierte para mí en un ingrediente esencial: el contacto físico, pero de eso hablaré en otra ocasión.

Por lo pronto dejo besos de corazón.