DistanciaEn ocasiones pareciera como que la distancia va ganándonos terreno palmo a palmo, son momentos difíciles en los que pensamos si estaremos haciendo lo mejor o no, pero invariablemente encontramos una luz al final del camino que nos dice que vamos bien, sólo que en ocasiones hay tropiezos que es imposible evitar.

A veces la distancia unida a circunstancias triviales puede parecernos como una gran ola que amenazante se cierne sobre nuestras cabezas, pero en nosotros está el plantarle cara y demostrarle que el amor que hemos cultivado a lo largo de 15 meses puede más que cualquier distancia, que cualquier cansancio, que cualquier diferencia grande o pequeña que exista entre nosotros.

El amor te pone a prueba justamente en los momentos en que piensas que todo va mejor, cuando hablas de madurez y de ausencia de conflictos parece que los invocas, pero es parte de la vida, uno no puede andar por ahí pretendiendo que todo sea color de rosa, que al menos a mí, no me gusta ese color.

Hoy te digo amor, que la distancia es grande, pero el amor es mucho más grande, que los detalles son pequeños y la distancia los magnifica, que no dejaré de amarte ni aunque el tiempo y la distancia se interpongan entre nosotros, porque nuestro amor simplemente no tiene final.

Arriba corazones, pronto, si Dios quiere podremos coincidir en el mismo tiempo y espacio y darle rienda suelta a todo el amor que hemos ido guardando, cuidando de la distancia.